Manuel García – Témpera (2ª parte)

temperatt

… El tema de dios y el diablo aparece constantemente a lo largo de todo el disco (al igual que los animales). Así también en “Tarde”, por ejemplo, la voz termina mandando al diablo a esas tardes de los 70s, en que un escolar se abrazaba de la guitarra porque tiene miedo de la gente, en que un niño vive sufriendo en el patio, en que se oyen gallinas llorando y puertas y ventanas crujiendo; en fin, una recreación de la infancia en los 70 que me parece por lo menos, estremecedora, más aun en medio de esos graves acordes, y más aun, esa intencionada carraspera que se le escapa a García cuando canta “Tarde que te lleve el diablo”.

La excelente “Es bello es bueno” es algo más cercana musicalmente a lo que fue pánico, una mezcla de arpegio y rasgueo en la guitarra que resulta preciso para la lírica a la que acompaña, y unos acordes de esos saben crear esa sensación de tristeza y recogimiento propia de las canciones de García, y que sostienen a una de las letras más claras y crudas del disco: “Es bello, es bueno… tocar los labios y encontrar hielo (…) dejar que el dolor que nos entrega dios se haga cargo de todo”, una de esas necesarias para “matar la rabia como si al perro, dejar que el tiempo se vuelva espuma en nuestro cerebro, y mentir con detalle, sonreír con desprecio, maldecir por las calles e ir con todo el derecho rumiando cosas al cementerio, cosas mortales… rabia y veneno, pena y venenos”.  Esa parte, justamente esa parte en que la voz canta y canta “rabia y veneno, pena y venenos, rabia y venenos” crea un resumen de lo que es el canto de Manuel García, al igual que la imagen del que va maldiciendo por las calles hasta llegar al cementerio, rumiando penas, rabias y venenos (imagen esta última que me parece notable, fecundísima en interpretaciones…).

Pañuelí” es otra de las grandes canciones del disco, en donde hablan el amor, la infancia, la tristeza, en medio de arpegios y rasgueos en seis octavos que logran hacernos sentir la ironía en la voz cuando canta “la dulce patria”, esa dulce patria que no quiere sentir el niño en su pecho, cuando se va Septiembre y con él el pañuelito de esa niña destinataria de la canción. Claro, en vez de sumirse en la tristeza que provocan los diamantes que caen del cielo, mejor sacar el pañuelo y bailar, bailar y darse cuenta de que “todo puede volar”, al ritmo de la guitarra de Víctor Jara que en sueños le regaló esta canción al autor. Asimismo, las dos siguientes piezas huelen a un folclor revitalizante y rejuvenecido, como en “Los colores”. Aún recuerdo cuando, al escucharla por primera vez me sentí por que volvía a escuchar, ahora en sonido moderno, la guitarra de Violeta y el bombo de Zapicán, tocando una canción cuya letra perfectamente podría ir dedicada a ella. Una canción con un respiro muy folclórico, y esa habilidad que tiene la canción folclórica de hablar cosas tristes acompañándose de música alegre; cosas como que el  único amor posible y verdadero es el que es “rojo por siempre”, igual que los dolores del corazón.

Siguiendo con el mismo latido folcórico, en “Témpera” encontramos una canción excepcional, que para mí sencillamente es la mejor de García. Y es que en el rápido y crudo rasgueo que toca el ritmo de la cueca nortina sin apagar el sonido, se desgarra una voz que generalmente es muy suave, muy sutil, pero que ahora canta con esfuerzo, como intentando poder seguir cantando y no estallar en un sinfín de gritos, entonando una letra cargada de existencialismo, de amor y desesperación: “difícil tocar la guitarra si el papel mural se desprende por nada / difícil hacer el amor sin sentir que nos agarramos de una tabla / si la vida es como un naufragio que sea feliz el que pasa remando / que baile la virgen maría entre tanto, pero que baile con el diablo, para arrancarle los cristales a tus sentimientos que son mis gigantes, gigantes…”.

Por su parte, “Perderse” es un canción terrible, capaz de llevarte a la más profundas de las tristezas reflexivas, a través de finas y tristes armonías de guitarra y una letra que nos habla de que “Pusieron letreros pero yo no sé leer / Llego a los lugares sin saber cómo llegué, me digo a mí mismo por aquí yo ya pasé / Lo único que sé hacer bien es perderme, y lo único que debo hacer es quererte / Me pierdo en mí mismo y me pierdo en ti también, no sé como lo hago pero me sale también… perderte, y lo único que debo hacer es quererte”. Y cuado dice “quererte”, la guitarra se asusta y entran guitarras eléctricas y baterías, amortiguando un poco esa pesada tristeza que hasta el momento parecía ser la dueña de la letra, repitiendo “quererte, quererte, ah…”.

En la nostálgica “Las piedras”, voces livianas y alegres en medio de rítmicas guitarras, afirman una lírica bastante interesante, que trata de las piedras, como testigos eternos y silentes, pero que “en su silencio es como si hablaran”, de todo lo que pasa en esta tierra: “Las piedras están pensando en el pasado, dicen que el hombre era antes un árbol, que el pensamiento era tanto sólo un pájaro”. Me parece increíble e interesante cantarle a las piedras, creo que es algo difícil, a mí no se m habría ocurrido jamás cantarle a las piedras, menos con esas guitarras del final que parecen transportarnos un par de décadas más atrás.

Finalmente, el disco termina con “Cangrejo azul”, otra canción con olor a sal, que muestra una voz un poco más forzada de lo común en García y con una letra muy personal, llena de símbolos, metáforas que hacen que a ratos roce lo psicodélico, entre medio de una rasgueo fuerte, rápido y constante (visiblemente inspirado en la guitarra de Chinoy), que resulta la base ideal para la voz que hace música una letra en la que nuevamente aparece lo divino, mezclado con la sagrada rabia con que el mar rompe en las olas, y en medio de un desfile de laúdes, cangrejos, y personajes bíblicos, que terminan siendo el cierre final de un esperado, cálido, triste, alegre y rabioso disco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: