Otra de las bandas que ahora rara vez escucho, es Reincidentes. Criticado y odiado por muchos – incluyendo bandas como LMC, Sin Dios y Puagh!-, el grupo dejó su marca en la historia del punk. Y aunque este no es mi disco favorito, lo reseño porque  fue uno de aquéllos que me sirvieron de puente para llegar a la guitarra acústica y al canto sin gritar.

Iba a -como lo he hecho hasta ahora- revisar y arreglar no más un poco esta vieja reseña, pero no me gustó, por razones que, creo, son harina de otro costal. La cosa es que tampoco quise omitir una referencia a este disco, por una razón muy simple: porque se trata de uno de los pocos discos de grupos punk, que se atrevieron a sacarlos en acústico (como aquí en Chile, lo hizo durante un tiempo Los Miserables).

Durante mucho tiempo, el cliché del punk dejaba fuera a las otras formas de la música. Y es que a veces, muchos se hundían en la estúpida idea de que la rebeldía hecha música era marca registrada del punk, olvidando verdades históricas como el jazz y el folclor. Para qué hablar de la mal entendida postura del anti-jipi, que mucho más contribuyó a esta situación. Pero el asunto es que reincidentes lo hizo, y sacó un disco acústico. Y les salió genial.

Como dije en la reseña anterior,  es un disco recopilatorio que mantiene como hilo conductor la clásica lírica de Reincidentes: la soledad, la tristeza, la manera en que la rebeldía y el ser distinto aparentemente desfiguran el camino hacia lo que llamamos felicidad; reflejada  incluso en los nombres de los temas: “aprendiendo a luchar“, “vicio“, “hablando con mi cerbero“, “dolores“, “amarga habitación“, “resistencia”.

A partir de este y otros discos –como el Rendirse Jamás de Los Miserables-, comencé a redescubrir las bondades y la rabia de la guitarra acústica, del canto sin gritar, y comencé a llenar mi pieza de discos de Víctor Jara, Violeta Parra, Ismael Serrano, Bob Dylan, Inti Illimani, Atahualpa Yupanqui, entre otros discos que en un momento dado, nunca pensé que escucharía con tan emoción. Por eso mismo fue grata la sorpresa cuando me entero de que el último disco de la banda, traía versiones punk de temas de Silvio, Los Jaivas y hasta Los Prisioneros, en un intento de hacer, me imagino, lo mismo pero al revés de lo que se hizo en Acústico.

Eso es, precisamente, lo que me hizo rescatar este disco: el jugar con los estilos musicales al ritmo de la libertad; el ayudarme a ver que las fronteras musicales son algo tan estúpido, banal y dañino como las fronteras entre Estados, y que hay que hacerlas volar.

Para finalizar, si hay que rescatar algunos temas, lo hago con “Hablando con mi cerebro“, escena típica en la lucha por sobrevivir: cuando ya no das mas, cuando “el sentimiento se me va, no es grato, pero es real”, no queda más que hablar consigo mismo, porque a las preguntas del interior, el exterior no tiene respuesta… Asimismo,  uno de los temas mejor logrados en el disco y otro de mis favoritos, es “Dolores“. Adornado con coros muy bien arreglados, con un ritmo español y femenino, hijo del cruce entre lo nostálgico y lo festivo, pareciera ser que la canción se renueva de un modo muy saludable. Otros de mis favoritos son también, vicio, jamás, y amarga habitación… “soñando que volverás, mi mente dijo adiós“.

Anuncios

Una respuesta to “”

  1. hormig(a) Says:

    muy interesante tus escritos, como siempre pero me gustaria leer reseñas de tus canciones.

    “El amor a la vida”

    es una cancion que describe completamente cada una de las emosiones que sientes y que siento a la hora de hablar de revolucion, de cambio, de transformaciones. Amigo gracias por regalarnos poesia; compañero gracias por cantar y llevar el sonido de la revolucion a los oidos de quienes no estan dispuestos ha escuchar; gracias por atreverte a mostrar tu arte; amor gracias por acompañarme en esta lucha interminable de la mano por el mundo, (A)mante, la palabra de lo describe todo, gracias por regalarme tu poesia, tu lucha , tu amor, tu pasion, tu rabia, tu ternura, tu revolucion, tus conversaciones, solo me queda decirte que sigas cantando, soñando y creando, y si algun dia grabas un disco ponle el nombre de aquel dibujo que me regalaste. “Composiciones para la rabia”.

    esperandote con ansias, tu compañer(a)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: