Piperrak – Arde Ribera

Piperrak es una banda que supo ganar su espacio de respeto dentro de la escena punk española de los 90, en base a su carecterística forma de mezclar la rabia con la alegría, lo combativo con lo festivo, lo político con lo emotivo. Este disco terminó convirtiéndose en un clásico de clásicos, y la banda, acabó por consagrarse como una de las “míticas del punk”.

Hay bandas que destacan por su lírica, por su inexplorada visión acerca tal o cual suceso, que hablan y analizan hasta lo más mínimo y común de nuestras vidas, y quieras o no, te hacen pensar. Hay otras que destacan por su música, que independiente o en relación con las letras, pareciera ser un lenguaje aparte. Un tupa-tupa en batería puede decir mucho más a veces que un largo y enredado discurso. Pero hay otras, como Piperrak, que sin ser grandes músicos, ni expertos rimadores, hay algo en sus discos que los hace de calidad.

Arde ribera es a mi gusto el mejor de ellos. Es un disco simple, corto, preciso, se podría decir “alegre”. Pero una alegría que pocos saben desarrollar musicalmente. Y es que, ¿cómo puedo decir que es un disco alegre, si su primer tema se llama “Odio”?. Allí, con una base sonora muy ramonera y con los cortes típicos del punk español, la banda no habla de nada nuevo: pacos, milicos, fuerza y poder; pero la gracia es hablar las cosas de un modo distinto y creativo, original, muy burlesco por cierto: “Si naciste para ser una puta marioneta, si tu coco no concibe lo que es la libertad, si ya no eres persona sino sólo un infeliz, tu futuro está en las fuerzas de seguridad“. Luego, en “Democracia“, un ritmo bastante roquero, dice “ésto no es una canción de alucinaciones mías, son las cosas que pasan en esta puta vida, son las ganas de acabar con esta puta justicia. Cuanto años llevamos con esta puta democracia, y de que nos ha servido esta puta democracia“…

Todo el folclórico odio punk anti-yanqui se aprecia en “Bush Satán“, de un modo a ratos suena bastante infantil: “A veces me pregunto, yo no se porque, las cosas han cambiado, desde mi niñez“, y por qué no, hasta jocoso, con un coro como: “Bush, Satán, la guerra ya está, Bush Satán muérete ya“, siempre bajo el alero de la alegría subversiva de Piperrak.

Un tema que destella en este disco,  es “Qué le voy a hacer“, sin duda el responsable de que cuando escuchaba Piperrak, abriera un poco más los oídos en atención a la banda. Y es que es todo un himno: “Salgo a la calle sin rumbo fijo, escupo al suelo y echo a andar, miro a la gente con desprecio mis ideas están claras ya“, para todas las ovejas negras del mundo, “y es que qué le voy a hacer, si soy todo lo que tu quieres que yo no sea, y es que le voy a hacer si soy todo lo que quieres pero al revés“, y ska, ska, ska… un temazo sin duda. Un temazo sólo comparable con el clásico de los clásicos: “Cualquier día“, tema tiene una atmósfera bastante especial, el coro que hace la mujer tiene un tono cargado de nostalgia, de resignación… para luego callarse y escuchar el famoso grito que da inicio al canto. Algo tan simple, como un corte sin nada de virtuosismo musical, se vuelve algo tan querido por ese tipo de personas que más que escuchar tantas notas en cuantos segundos, preferimos el sentimiento, el corazón… Una letra tan simple., que habla de que “vas por la calle, un día cualquiera, mosqueado con todos, cagándote en dios“, difícil no haber sentido eso alguna vez en la vida, si es que no eres Opus Dei. Y para qué decir el coro, qué recuerdos: “no sé donde vivo, no sé que hora es, no sé si es mañana o todavía ayer“, sin duda el tema del disco, versionado en “Tus problemas crecen” por Boikot.

Y  no podía faltar un tema de amor por la botella, de esa  “fiel compañera, la que me da y me quita alegrías y penas“, y si hay algo que reprochar: “que culpa tengo yo, de haberme enamorado de una botella“. Otro de los -hay que reconocerlo- tópicos follcóricos del punk, pero que en su momento, uno no se aburre de escuchar, y mientras no se diga que ello constituye un actitud política (como pareciera dar a enteder el tema “Anarkía”, de su otro disco… cuando dice : “si te gusta el punk, vomita en las esquinas, si te gusta el punk, vive la anarkia“), no hay de qué preocuparse.

Un último tema que destacar, sería sin duda “Bitxo raro“.A mí me parece una hermosa y divertida canción, y que como a muchos, algo parecido pero mucho más fuerte que por las botellas, en algún momento fue mi compañera diaria: “andas siempre como bicho raroBicho raro, como bicho raro” en uno de esos clásicos coros alegres y repetitivos de la banda…. Y luego, para terminar, la declaración identitaria de la banda: “Pipperak“, bastante entretenido musicalmente. Líricamente, repitiendo todo lo anterior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: