Los Muertos de Cristo – Los pobres no tienen patria (II parte)

El tema que da nombre al disco, se lo merece, ya que resume también la certeza y vigor del la obra en sí. Las guitarras al inicio dan un toque especial, parecen una advertencia, como si dijesen “lo que viene a continuación no es bonito, pero es real”. Y claro que es real, hay más que escuchar: “siglo tras siglo, de odio y persecución dura es la lucha, que rompe el corazón, de hombres y mujeres, que tienen que emigrar, almas en pena, en busca de un hogar“. Una de las letras más poéticas de LMC, que nos recuerdan que la poesía no es un espejo para reflejar el mundo, sino un martillo con que golpearlo, y bien fuerte que lo golpea: “Extranjeros en la tierra, que trabajan de sol a sol, esclavos de un paraíso, que es tan falso como dios (…) Vayas donde vayas, lo pobres no tienen patria“.Temazo!.

Una dosis de humor, pero de ese humor político, duro y sarcástico no viene nada mal, y de ello se encarga “Gástale una broma“, que trata sobre las ETT en España. Música con acordes mayores que parecen alegres, y una voz que canta: “Bienvenidos al mercado laboral, compre el obrero mas barato en oferta especial, garantía asegurada, es sumiso y eficaz, su contrato es basura, no dudes en llamar“. Pero como dice la canción, hay un remedio para esta enfermedad, remedio por el cual “nos tacharán de terroristas por defender el pan que sudamos, en el campo o en el taller“, remedio que no es más que el fuego.

Luego se vienen una serie de temas antiguos grabados nuevamente, con algunos arreglos, y el clásico cover del dúo dinámico Dentro de los temas antiguos, destaca lo que se logró con lágrimas de sangre, una hermosa canción, que refleja esa lírica dialéctica característica de LMC: “Qué te pasa Manuel, tú qué crees mujer, hartos de trabajar y no tenemos para comer“. Nuevamente huele a poesía con frases como “Mientras otros sonríen, a otos nos toca llorar… lágrimas de sangre que desembocan en el mar, incierto y cautivo, como el obrero ante el patrón“. El intermedio reggae le da un aire fresco al tema, … para luego volver con el triste (pero no derrotista) desenlace de la historia “Hasta siempre Manuel, nunca te olvidaré, flores en tu tumba, te pone tu mujer; tranquilo Manuel, todo tiene su fin: la porra asesina yace junto a ti“. El mismo aire freso se siente en “Miliciano anónimo”, que originalmente aparece con el disco “A las barricadas” con una fragmento de la Cantata Santa María como intro; y que ahora vuelve hasta con bronces con el clásico ”

tranquilos abuelos, ya estamos aquí, por cada anarquista muerto naceremos mil“. Una canción muy bonita que habla del minero (recuerdo a “canción del minero”, de Víctor), de un minero que “sin temer por su vida, por una idea luchó y un mal día en el frente cayó“; y que nos recuerda que “a vivir de rodillas, es preferible morir“.

Cualquier noche puede salir el sol” también se renueva, con cantos de gallo y todo. Siempre bajo el alegre son de las guitarras, comienza a hablarnos ese pensador que clava la mirada en este mundo donde el odio es la puerta y el dinero es la llave; ese pensador que sueña despierto con esa noche en que salga el sol, en que el león se coma a su domador, los militares lleven como arma un yoyó, y el obrero viva la autogestión. Es un tema viejito, pero bueno; igual que “Por un mundo nuevo“, y su clásico discurso: “Compañeros, compañeras ha llegado el momento, de romper el precinto que bloquea nuestras mentes, de arrancar la venda que ciega la razón, de escupir palabras con punta de fuego, fuego que arrase a este sistema corrupto que nos encadena a las garras del capital y sobre sus cenizas, construir ese mundo nuevo de hombres y mujeres libres“. Y del mismo modo, reaparece en el disco el tema “Mata rocieros”.

Por último, “Resistiré” es una hermosa canción, y la del disco es una muy buena adaptación por parte de la banda. Es una canción que me llama mucho la atención por la forma en que está escrita: la letra es precisa, concisa, clara, elocuente, realmente admirable; y porque es el claro ejemplo de la interacción que se logra ente el músico y el auditor: nadie puede negar que escuchar una canción como ésta nos llena de fuerzas. A veces es necesario gritar que “resistiré, erguido frente a todo / aunque los vientos de la vida soplen fuerte / aunque los sueños se me rompan en pedazos / resistiré…”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: